Entorno natural y social aprendizaje

Hoy en día, el descubrimiento y el conocimiento del entorno social y natural son parte esencial para el perfecto desarrollo integral de los alumnos. 

La educación y la formación no sólo están basadas en la adquisición de contenidos por parte del alumnado, ya que todo ser humano desde que nace hasta que muere tiene una relación de dependencia con el medio social en el que se relaciona, así como con el entorno natural que le rodea y en el que vive. 

Gracias a esta relación con el medio, el alumno puede desarrollar y perfilar su personalidad, siendo las primeras etapas educativas de gran importancia

¿Cómo relacionamos entorno natural y entorno social con la educación?

Podemos entender como entorno social aquel medio donde las personas nos relacionamos con los demás. Es el medio más próximo y cercano en el que el alumno desarrolla su día a día, mantiene contacto con la cultura y la sociedad, y donde convive con otras personas. Cuando hablamos de entorno natural hacemos referencia al medio natural en el que vivimos y que nos rodea, y las relaciones que tenemos con él. 

Durante la etapa escolar, son de máxima importancia el medio y la educación que en él reciben las personas. 

La perfecta integración de los alumnos en su entorno más cercano es clave en su desarrollo personal, así como en la adquisición de una serie de valores, actitudes y competencias, que los ayudarán a relacionarse de manera positiva con otras personas, a afrontar diferentes problemas y situaciones a lo largo de su vida y a desarrollar un pensamiento crítico.

Importancia del medio social y el entorno natural en la educación, y Aprendizaje significativo.

La teoría del Aprendizaje significativo propuesta por Ausubel, destaca la importancia de que el alumno desempeñe un rol activo, centrándose fundamentalmente en intentar que este relacione los nuevos conocimientos adquiridos con otros que ya conozca, dada la conexión de estos con su entorno más cercano. El significado que le da a estos nuevos conocimientos proviene del medio social y natural externo, y es primordial que el alumno los asimile y los interiorice. 

En el ámbito educativo, existen numerosos autores que han hablado de la importancia del entorno en la educación del alumnado. Así, tenemos como ejemplos a:

  • Decroly, comenta que debe haber una estrecha relación entre el alumno y su entorno, tomándose este como fuente de desarrollo y conocimiento vital.
  • Montessori, dice que hay que diseñar materiales y actividades que influyan tanto en el aprendizaje en el colegio como en todo el desarrollo de la vida del alumno, incluyendo, por ejemplo, actividades de la vida cotidiana.
  • Fröebel, por su parte, destaca que la educación del alumno no puede llevarse a cabo de manera aislada, sino que ha de ser educado entre iguales.
  • Kamii, plantea un conocimiento del entorno que va más allá de la simple observación y descripción de los objetos, hechos o situaciones. Propone que los alumnos manipulen los elementos de su entorno, se impliquen en ellos y sugieran propuestas.

Podríamos concluir diciendo que si se integra el factor emocional en las aulas, así como el entorno en el que el alumno desarrolla su día a día, y teniendo en cuenta que “sólo se protege y conserva lo que se conoce y valora” (Plan Nacional de Educación y Patrimonio, 2012), podremos impulsar una educación que aúne tres conceptos: sentimiento, pensamiento crítico y acción.