Video Instrumento Pedagogico

El Flipped Classroom es un modelo pedagógico que consiste, como ya todos sabemos, en sacar fuera del aula-clase algunos de los contenidos, para facilitar que en el tiempo de clases se adquieran otros procesos que conviertan el aprendizaje en algo realmente significativo.

El Flipped Classroom está ligado con la Taxonomía de Bloom, ya que fuera del aula se trabajan los objetivos de orden inferior: recordar y comprender, dejando para el espacio-aula los de orden superior: aplicar, analizar, evaluar y crear.

El proceso de evaluación no se centra en los controles o exámenes sino que se centra en el aprendizaje progresivo, que permite que veamos cómo el alumno adquiere habilidades y conocimientos que le sirvan para la vida de manera práctica.

El aprendizaje a través de los vídeos se empieza a utilizar en el Colegio San Gabriel en 1º de infantil mediante la App ClasDojo. Son vídeos dirigidos a los padres, donde se les pide que a través de un enlace los alumnos aprendan una canción, fonética o se les da consejos. Lo mismo pero añadiendo cada vez  más contenido en los cursos siguientes.

En las sucesivas etapas se convierte en un instrumento fundamental para que los alumnos accedan a la presentación de un proyecto o al contenido que deben visualizar. A partir de 3º de Primaria comienzan con la plantilla Flipped donde los alumnos recogen en un mapa mental toda la información y los ejercicios planteados en el vídeo.

¿Cómo crear vídeos atractivos?

Ha quedado demostrado la importancia que tiene un vídeo tutorial para aprender nuevos conceptos. Es muy importante tener un guión para seguir, ya que en la metodología Flipped el vídeo es como el libro de texto en una clase tradicional. El guión debe indicar los objetivos del aprendizaje.

Podemos seguir las siguientes fases.

  1. Elegir el contenido a trabajar: solo debe presentar tres ideas principales por video.
  2. Crear un guión con toda la información que va recoger el video.
  3. Seleccionar el espacio: el docente puede grabarse, salir en un recuadro pequeño o buscar una plantilla para añadir texto y completar con su voz. Debemos tener en cuenta que no debe tener mucho texto y  elegir las fuentes correctas.
  4. Practicar antes de grabar, la entonación y el ritmo.
  5. Cuidar el audio, una mala calidad del audio bajará la calidad general del vídeo aunque el contenido sea muy bueno.
  6. Tener en cuenta la regla de los tres momentos:
    • Empezar con una introducción del tema.
    • Desarrollarlo.
    • Finalizar con un pequeño resumen.
  7. Edición del vídeo. Agregar algunas transiciones o imágenes que refuercen el contenido.
  8. Publicar el vídeo: puede ser privado o público,  depende de la audiencia a la que esté dirigido.
  9. Enriquecer el vídeo.  Añadir preguntas con la aplicación Edpuzzle, crear un cuestionario  en Google Forms o usar una plantilla para que recoja lo más importante (plantilla Cornell o cualquiera que creemos o adaptemos). Es importante para asegurarnos de que el vídeo ha sido visto y de que el contenido ha sido asimilado.

En conclusión, es muy importante invertir tiempo de clase en enseñar a  los alumnos como ver vídeos para aprovechar su contenido al máximo. No lo debemos considerar tiempo perdido ya que una vez que aprendan lo irán haciendo cada vez mejor con los siguientes vídeos.

También es importante involucrar a nuestros estudiantes en el método, conseguir que sean capaces de crear contenido audiovisual de calidad y utilizar ese material para que sus compañeros lo visualicen, de manera que se potencie el aprendizaje entre iguales.

Beneficios de la utilización del vídeo en el proceso pedagógico 

  • Convierte al alumno en protagonista de su propio aprendizaje 
  • El tiempo en el aula-clase se aprovecha para trabajar los objetivos de orden superior.
  • Se pueden resolver dudas que han surgido durante el visionado del vídeo y consolidar el conocimiento.
  • Se fomenta el trabajo cooperativo y colaborativo.
  • Permite una mejor atención a la diversidad ya que podemos crear diferentes vídeos adaptados a los alumnos  o cuestionarios más complejos.