Educamos

Descubre cómo la psicomotricidad vivenciada potencia el desarrollo integral de los niños.

8 mayo, 2024

La psicomotricidad es una disciplina que tiene como finalidad el desarrollo de las habilidades motoras, cognitivas, sociales y afectivas del niño/a. 

Si analizamos la palabra psicomotricidad, vemos que está compuesta por dos vocablos: “psico” que hace referencia a la actividad psíquica y “motricidad” que se refiere al movimiento. Podemos distinguir dos tipos de psicomotricidad: dirigida y vivenciada.

¿Qué es exactamente la psicomotricidad vivenciada?

La psicomotricidad vivenciada es un enfoque educativo que se centra en el desarrollo global del niño a través de experiencias corporales significativas. Se basa en la idea de que el movimiento y la expresión corporal son fundamentales para el aprendizaje y el desarrollo emocional, social y cognitivo del niño, especialmente en la etapa de desarrollo infantil. 

En este enfoque, se promueve la exploración sensorial y emocional a través del movimiento, el luego y la interacción con el entorno.

Descubre cómo la psicomotricidad vivenciada potencia el desarrollo integral de los niños a través del juego y la exploración corporal.
Descubre cómo la psicomotricidad vivenciada potencia el desarrollo integral de los niños a través del juego y la exploración corporal.

No se trata de una sesión de psicomotricidad dirigida en la que se preparan una serie de actividades o juegos a realizar, sino que se trata de una sesión en la que el niño/a ha de sentirse libre y donde el adulto no ha de participar. Libre para explorar y para vivenciar todo aquello que responda a sus necesidades. En este caso, es el niño el que decide en cada momento lo que quiere hacer y de qué manera, de forma que poco a poco van descubriendo sus posibilidades de acción, desarrollando así seguridad y confianza en sí mismos.

En San Gabriel, creemos que trabajar este tipo de psicomotricidad es fundamental, y se ha convertido en una de nuestras prioridades. Que nuestros alumnos aprendan y descubran el mundo que les rodea por si mismos y gracias a sus propios intereses está demostrado que es importante y significativo para su desarrollo integral.

¿Por qué es importante la psicomotricidad vivenciada para el desarrollo de los niños?

La psicomotricidad vivenciada tiene un papel fundamental para el desarrollo integral del niño y sin duda aporta grandes beneficios:

  • Favorece el desarrollo de la función simbólica. El niño dispone de diferentes objetos a su alrededor como puede ser por ejemplo un globo. El niño tiene total libertad para dar al globo la utilidad que más desee. Puede imaginarse que se trata de una nube o de un dinosaurio si así lo desea.
  • A través del juego y el movimiento, contribuye al desarrollo de la conciencia corporal de los pequeños. Al desarrollar la conciencia corporal, el niño aprende a utilizar su cuerpo de manera eficiente y segura, evitando lesiones y promoviendo una mayor autonomía. Además, esta conciencia facilita la conexión mente-cuerpo, promoviendo el equilibrio emocional y la autoestima.
  • Ofrece situaciones de aprendizaje en las que tienen la posibilidad de comunicarse con sus iguales y de explorar y experimentar con el entorno.
  • Potencia y fomenta la creatividad de los pequeños.

¿Qué diferencias existen entre la psicomotricidad vivenciada y otras formas de psicomotricidad?

A diferencia de la psicomotricidad vivenciada, en la psicomotricidad dirigida es el adulto quien prepara y dirige las sesiones con el fin de conseguir un objetivo concreto. El adulto decide las actividades o juegos motrices que los niños deben realizar y de qué manera, teniendo en cuenta a nivel general los hitos de desarrollo dependiendo del grupo de alumnos al que se dirige la actividad. Por el contrario, en la psicomotricidad vivenciada cada niño/a es considerado como un ser único, con unas características individuales y atiende a los ritmos de cada uno de ellos en función de sus posibilidades y necesidades.

¿Cómo puedo fomentar la psicomotricidad vivenciada en casa con actividades o juegos adecuados?

Proporciona al niño oportunidades para explorar y experimentar con su cuerpo de manera creativa. Es importante disponer de un espacio amplio y seguro donde se proporcionen elementos que inviten al juego sensorio motor. Es conveniente que los elementos de juego que se proporcionan, sean juguetes no estructurados para que ellos puedan manipular, experimentar, explorar libremente tanto con los objetos como con el propio entorno que les rodea. De esta manera, los niños tienen la libertad para jugar a arrastrarse, gatear, voltear, rodar, saltar, construir, correr, esconderse… en definitiva, que respete su ritmo y momento del juego.

Descubre cómo la psicomotricidad vivenciada potencia el desarrollo integral de los niños a través del juego y la exploración corporal.
Descubre cómo la psicomotricidad vivenciada potencia el desarrollo integral de los niños a través del juego y la exploración corporal.

Es por esto, que en nuestro centro, San Gabriel, especialmente en la etapa del primer ciclo de infantil, la psicomotricidad vivenciada forma parte del día a día de nuestros alumnos y las profesoras y educadoras, ponen especial hincapié en ella, para conseguir el aprendizaje integral motivado gracias a la experimentación.

Conéctate al colegio

Educamos
menuchevron-down linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram